Una llave simple para distribuidora de challas Unveiled

127 La carencia de un espacio sobrevino por razones obvias y El Labrador hizo influjo de ello. Melipilla merece, con creces, un punto divulgado hermoso y aceptablemente dispuesto donde hubieran salas de exposiciones, de conferencia, de cinematógrafo mayor y, por supuesto una gran sala de espectáculos para varios cientos de personas a la oportunidad. Esto no es utópico sino una ingenuidad que con esfuerzo e inteligencia podemos conquistar 278, publicaba en un editorial titulado Un teatro para Melipilla, en medio de la incomodidad de una itinerancia de actividades artísticas en lugares no adecuados para ellas. El llamado del informe no tuvo ninguna admisión por parte de autoridades o empresarios. Lo que sí reconocía la ciudad es que necesitaba un espacio para la Civilización, como le llamaban a la demanda por un emplazamiento donde acoger distintos talleres de disciplinas artísticas, exhibición de exposiciones y conciertos. Intentando aunar esfuerzos y dotar de una orgánica institucional al quehacer cultural, el municipio creó un Centro Cultural Municipal a fines de Alojado en el municipio, pasó en pocos meses a depender de la Corporación Municipal de Melipilla para la Educación y la Sanidad, pronunciado de tener una administración discreta cuando funcionaba como parte de la Municipalidad 279. Este centro cultural, dirigido por Roberto Mesa 280 y que funcionaba sin presupuesto, pasó a sufrir el nombre de José Raleaán Zumelzu, padre de un conocido comerciante de origen árabe, que facilitó para su funcionamiento La Casona de calle Vargas N 449, una antigua vivienda de grandes dimensiones. 278 El Labrador, 8 de febrero de El Labrador, 29 de marzo de De acuerdo a la narración de Mesa, llegó a ese cargo por proposición de la Gobernación Provincial de aquel entonces.

33 Carnaval de febrero. Bancal lo que Melipilla había anhelado y bien lo sabía el empresario Castro, que en 1913 exhibió la ajuste fílmica de Los Miserables, la que debió ser mostrada en dos díCampeón, porque era muy extensa: contaba con metros de longitud y venía en un total de 25 rollos. Fue el principal filme del año, contiguo con Quo Vadis. Pero al parecer no todo el mundo gustaba del estado de las cosas, porque sin embargo en esta data el cartel que anunciaba la programación del teatro, sito en Plaza de Armas, aparecía destruido por paseantes que lo estropeaban. A pesar de su estrechez, igualmente la ciudad tenía otras entretenciones, conocidas tanto por los hombres del pueblo como por los de las haciendas, que concurrían a los numerosos prostíbulos ubicados en los cuatro puntos cardinales, desatando la molestia de católicos, liberales, conservadores y radicales, los que hacían sus descargos en la prensa 96. La ciudad crecía y con ella los deportes: el ciclismo y los clubes de fútbol, como el Baquedano y el Chile, surgían de la mano de clubes de tiro y box. A todos ellos se les denominaba sports. Quiénes practicaban los sports? Los sportsmans que en sus fields jugaban games. Esa Cuadro la nomenclatura de la época para las nuevas prácticas sociales provenientes de la cultura anglosajona. Entre tanto el Teatro Melipilla introducía variaciones en dos ámbitos que expandirían la popularidad del perímetro: la música y los géneros. El cinema mudo estaba admisiblemente y Cuadro una ventana al mundo, pero el afonía podía ser evitado. En Santiago pero se hacía y el Melipilla comenzó a musicalizar las proyecciones con una costado de músicos en el interior del teatro. Esto fue de total capricho, pero acarreó problemas con el precio de las entradas, que debía subir considerablemente, y con la continuidad de intérpretes que sólo excepcionalmente podían tocar.

60 en Melipilla por Sottolichio, pues de inmediato comenzó a cantar en Santiago bajo el nombre de Maruja Ravanal. Primero en Radiodifusión El Mercurio, los días martes y viernes, y luego en el Salón Olimpia de calle Huérfanos, con la Orquestina de Ramis Clar, haciéndose percibir por todo el país gracias a las ondas de Radio Sian. Las actuaciones de Ravanal le granjearon buena crítica de la prensa santiaguina. El diario La Nación dijo que: Hace algunos díTriunfador tuvimos oportunidad de escuchar en CB 138 a la candidata que representó a Melipilla en el Concurso Miss Radio, Srta. Maruja Ravanal. Acostumbrados a apreciar las sólo discretas condiciones que reúnen varias de las postulantes a este importante concurso, nos llevamos una grata sorpresa con Maruja Ravanal, dadas sus excelentes condiciones para el especie de la canción popular. Cumplió tres interpretaciones de canciones chilenas y lo hizo con importante tiento. Buena dicción, voz sensitiva y agradable, fueron sus principales cualidades 162. Al corto tiempo, Ravanal se convertiría en voz de radioteatros, compañíGanador teatrales y musicales que tenían en Santiago y en las giras nacionales sus principales públicos. A tal nivel llegó la popularidad de esta naciente figura en Melipilla, que su primera presentación en el Teatro Serrano, el mismo año 1941, tuvo un desborde de conocido como nunca se había pasado, con incidentes que terminaron con la intervención de Carabineros, vidrios rotos y un detenido ante tamaño descontrol. Con Ravanal, la aspiración por desarrollar una disciplina artística estaba instalada en la ciudad y se ampliaba a las instituciones que se iban formando.

122 individuo de ellos melipillano. Si el país tenía a Martín Vargas, la ciudad de los cuatro diablos contaba con Benedicto Villablanca, el crédito Particular que puso a la ciudad como la cuna del primer campeón mundial nacido en Ají 272. Más allá de triunfos y fracasos pasajeros, Ají Cuadro un país donde las calles estaban tristes 273 y la pantalla lucía alegre con su estímulo de lentejuelas, teleseries y noticias benevolentes con el régimen. Melipilla vivía en una burbuja de tristeza e indiferencia en lo manifiesto. Aún bajo el veta del secreto y evitando una excesiva notoriedad, el trabajo cultural iniciado clandestinamente en los setentas, prosiguió en esta decenio en distintos puntos de la ciudad, pero le Cuadro inasequible evidenciarse tan abiertamente. Eduardo Mallea sí lo podía hacer. Con un nombre rebaño a la hora de promover la venida de obras teatrales, mantuvo su administración, sólo que con pequeño intensidad y alejándose del Palace. En 1980 la Banda Filarmónica ocupó con sus 55 músicos el Palace y la obra Mimos, Mimitos y Mimotes llenó el Específico, gracias a la itinerancia que desarrollaba la Intendencia de la Región Metropolitana, con el auspicio de la empresa privada, bajo el nombre Teatro en su Comuna. Este plan montó en el Recinto 272 Villablanca fue el primer campeón del mundo chileno. Destacado boxeador a nivel Doméstico, obtuvo el título chileno en abril de 1978, y el iberoamericano en Un año posteriormente, el 5 de junio de 1982, conquistó el título de campeón etéreo junior del mundo frente al portorriqueño Samuel Serrano por knock pasado técnico en el undécimo round. Lamentablemente el cinturón de monarca de la Asociación Mundial de Boxeo le fue quitado 25 díTriunfador después por el Comité de Campeonatos Mundiales de la AMB, aduciendo cuestiones de procedimiento. Este comité tenía su sede en Puerto Rico y el presidente Bancal de esa nación. Villablanca siguió en el pugilato, peleando el título de la Asociación Mundial de Lucha al mítico Roger Mayweather, pero perdió en el primer round. Tras su retiro, pasó a formar parte de la Policía de Investigaciones de Ají, con asiento en Melipilla. 273 Contardo, O. & García, M., La Cuadro ochentera, Santiago de Chile, Ediciones B, 2005, p. 15. Alberto González la obra de Moliere El Avaro, con la compañía El Galpón de los Leones encabezada por la actriz Alicia Quiroga. Todo montaje de mayor envergadura se haría en el Techado como se le conocía a dicho polideportivo y los más pequeños en el Palace, como Mi primera Navidad, que en diciembre de 1980 ejecutó la compañía de mimos de Enrique Noisvander.

115 ción. Bancal Carmen Zaldívar, consorte del ex alcalde Alberto González Godoy, relegado en Río Bueno, sur de Chile, por orden de las autoridades militares. Tras la función exitosísima de El Burgués Gentilhombre, Carmen le escribió a su marido. Dolida por el afonía que enfrentó y el aislamiento que contrastaba con aquellos díTriunfador dulces en que todas las personas se les acercaban, le mencionó: Algunos amigos que tú pensabas tener no me saludaron. Yo, como siempre, digna, pensando mucho en ti, en nuestros hijos. No he dicho falta, pero es bueno que esto pase, porque podemos valorar más el sacrificio que has hecho por la comunidad y esto nos tiene que robustecer como clan. A pesar de todo, Monchito estuvo brillante 259. Monchito, sobrino de Carmen, era Ramón Núñez, a quien 3 mil personas vieron en tres funciones, una dedicada exclusivamente a escolares, otra de gala y una de despedida. En la ocasión fue concreto hijo ilustre de Melipilla, galardón que se sumaba al que primaveras atrás había recibido, cuando montó La Pérgola de las Flores en el campo del Cuerpo de Bomberos. La punto de Mallea, para ese año, culminaría con un festival de coros organizado por el Colegio Alonso de Ercilla. Habiendo demostrado ser un gran movilizador, alcanzaría una categoría mítica con la aparición del lunes 11 Mayo de 1977, cuando en el Cinematógrafo Palace se presentó el Coro de los Niños Cantores de Viena. Dada la pompa y el honor que sentía la ciudad, la bienvenida estuvo a cargo de Mallea, próximo a capitanes y mayores de Carabineros, quienes recibieron primero al embajador austríaco 259 Evidencia de Rosa María González, hija del ex corregidor, respecto de la carta de su madre. Alexander K. Otto, y luego a los menores que arribaron a las 18 horas a la ciudad en un pullman que luego los llevó a la casa de la doctora Olivia Roldán de Estrellaís, en cuya morada se levantaron las banderas austríaca y chilena.

5 Waca Waca Waca Waca, vocablo que en Quechua significa toro toro. Danza originaria del Altiplano (Perú - Bolivia), es una graciosa y bella parodia de la Fiesta Brava, en la que los toros, toreros y cholitas elegantemente ataviadas danzan en medio del ruedo, demostrando la firmeza y osadía. Se inspira en la época de la colonia en las corridas de toros, aunque parece tener su origen en origen en la danza de los Ttinti wacas, donde los bueyes o wacas eran utilizados para el trabajo agrícola o Ttinti. Luego la actividad agrícola de los bueyes fue siendo sustituida por la de la corrida de toros, de ahí la explicación de la presencia de las lecheras en la danza. Resume en su coreografía la benéfica introducción del ganado vacuno a los Andes, acontecimiento importantísimo para la producción agrítrasero que inició a varias familias Aymaras y mestizas en la cría de reces y la comercialización de su crema, carne y cuero. De inmediato la choto y el toro pasaron a formar parte de los rituales Aymaras. Y en algún momento entre la Colonia y la República, los varones se pusieron monteras de cuero, en forma de toro o choto, mientras las lecheras y carniceras vestían sus mejores polleras para danzar al son de una música casi marcial.

128 en el Campo Techado con lleno total. En la tarde, en el mismo Techado, no llegó nadie. Mandé Clan para adentro, llamé a amigos y conocidos por teléfono. Avergonzado me acerqué a la niña que venía a cargo y le pedí disculpas. Me dijeron no se preocupe, esto sucede en todos lados, pero las autoridades van a venir a hinchar, por proponer que les gusta la cultura, pero son ellos los mismos que atornillan al revés. Y era Figuraí, me cortaban la vela, no me llevaban micrófonos, las sillas llegaban a posteriori. Bueno, el asunto es que posteriormente la Familia de la sinfónica tenía que tomar once. Y qué les daba? Una bebida? Llamé al corregidor para contarle y mandó a unas señoras con pan amasado, mantequilla y mortadela. Lo llamé de nuevo y le dije es la sinfónica!, pero no me pescó y dijo que era lo que había. Agarré el ómnibus y los llevé al Centro Árabe para que les dieran un tecito, una torta. A los pocos díGanador el corregidor me mandó apetecer y me hizo fertilizar eso, me descontaron del sueldo. Si el municipio hubiera metido plata, podríamos acaecer hecho muchas más cosas, porque hicimos talleres, buenas exposiciones, todo gratis, y la Clan respondía. Me acuerdo que una señO iba todos los díVencedor, era muy modesta, pasaba por todas las salas. Le pregunté si le gustaban los cuadros, ella dijo que en toda mi vida nunca había pasado una exposición y hogaño a mis cincuenta y tantos años he descubierto que me gusta la pintura. Poco más de un año duró esta aventura de centro cultural. Mesa siguió haciendo algunas actividades por su propia voluntad. Una de ellas fue un ciclo de gran pantalla chileno en el Gran pantalla Palace, con películas como Julio Comienza en Julio, Los Hijos de la Conflicto Fría, Valparaíso Mi aprecio, Sussi, Tiempo de Regreso y Hechos Consumados.

16 Use limpiapiés en las puertas exteriores para evitar que lleguen piedrecillas al piso que puedan rayarlo. Le recomendamos utilizar visillos, principalmente en las zonas en que sol incide directamente sobre el asfalto. Conviene colocar bajo los soportes de los muebles protectores de pavimento como por ejemplo trozos de fieltro o ruedas especiales para este tipo de pisos, y evitar así daños mayores como rayones o desgaste. Por otra parte se debe proteger la cojín de maceteros para impedir el contacto con la humedad. Con el paso del tiempo y los años, el suelo de madera comienza a soltarse y separarse producto del tránsito que este tenga. Es de vital importancia que a 1 año de recibida su propiedad, Usted realice la primera mantención a su pavimento de madera uniendo y apretando las palmetas que pudiesen separarse producto del uso. La Empresa Constructora se hace responsable de las observaciones hechas en el firme de madera al momento de la entrega. Posteriormente de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de éste. En el caso de corresponder un requerimiento futuro Interiormente del plazo de fianza del proveedor por desperfectos de fábrica, se contactará a la empresa que corresponda a través del Unidad de Post Saldo. Existe la posibilidad que el producto instalado se encuentre descontinuado, situación en que se dará la mejor alternativa de reparación posible al propietario sin incurrir en cambio completo del recinto y en el caso que se deba incurrir en reemplazos de unidades, el propietario se compromete a aceptar la alternativa similar ofrecida por el fabricante. El fabricante de asfalto de madera flotante garantiza el producto durante 1 año por defectos de fabricación. 1.8 GRIFERÍA Las griferíTriunfador deben ser mantenidas y cuidadas adecuadamente para apuntalar su duración, sin embargo que es un elemento expuesto al trabajo diario permanente en un inmueble.

93 en medio de una verdadera batalla permitido y política. No fue fácil amotinar tamaño edificio. Campeóní queda de manifiesto en la crónica del boletín El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este séptimo arte, por razones legales, el sabido comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada uno de los espacios que se habían levantado. Si aceptablemente el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en días acotados y no de modo permanente. Bancal el teatro o gran pantalla, finalmente, un negocio y podía funcionar bien, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del atractivo que presentaba el cine mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un lado de mayor envergadura. Toda la decenio de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el recinto del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La arranque de cultura popular era creciente y la pequeña ciudad no Bancal ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la lozanía en búsqueda de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Uno de los medios para conectarse con ese mundo Bancal la revista de cinema Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación lozano que por extenso tiempo fue la más comprada del país.

112 jadores a las puertas del foyer. Asistido por miembros del staff de Sesto, fueron tres los hombres premunidos con sacos que hicieron frente a una avalancha enfervorizada que dejaba lo que tuvieran: $1.000 pesos, $500, $100 o sencillamente las gracias fueron los precios que pagaron por ver el espectáculo. El gachupin, de pantalones asfixiantes, ostentosa hebilla en el cinturón, vuelos en la camisa y chaqueta verde, cantó delante personas. Tres muchachas subieron para estar un momento con su ídolo, sólo dos bajaron. Una, con anteojos que denotaban su aguda ceguera, no volvió más del decorado. Nadie sabe si fue porque no encontró la escala o porque no daba más de la emoción. Mismo sentimiento que embargó al manifiesto durante las dos horas del show en que el ibérico cambió dos y hasta tres tenidas, provocando incluso el desmayo de ciertas jovencitas. María Hidalgo no sucumbió y al final de la última canción corrió cerca de la puerta de escape. Había dos carabineros, pero yo les dije que trabajaba en la fuente de soda, uno no me creyó mucho, pero el otro me reconoció. Subí las escalinatas, iba saliendo, nos encontramos, me dijo Hola otra ocasión, cómo estás y me dijo que iba a salir en vehículo de inmediato, porque a la entrada lo habían dejado mal, me contó que todavía le dolía la cabecera con los mechones que le tiraron. Así que me puso la mano en el hombro para que lo llevara y lo ayudé a salir. Las chiquillas me odiaban, salió al tiro. Sesto pasó y la normalidad volvió al Palace. En torno a el año 1976 y 1977 la cantidad de Parentela que concurría no variaba mucho. Adicionalmente de las películas mexicanas, que poco a poco se iban acabando, estaban las españolas, con varios famosos no obstante consagrados como Marisol, Joselito, Sara Montiel, Pili y Mili y Rocío Durcal.

32 un beneficio para el Templo de Santo Agustín, otro para la construcción de la Gruta de Lourdes, uno para la Sociedad de Veteranos del 79 y asimismo para la estatua de Ignacio Serrano, que estaba en medio de una polémica por memorizar en qué parte de la Plaza de Armas se instalaría. Como no podía ser de otra forma, la pelea incluía a conservadores y liberales. Los primeros la querían frente a la Iglesia Matriz, en la cantón norponiente. Los segundos esperaban que se erigiera en el vértice suroriente, frente al almacén Nuevo Mundo, donde había nacido Serrano. Los espectáculos en el Melipilla eran protagonizados por el canto y las declamaciones de hijas y esposas de personalidades relevantes económica y políticamente en la comuna. Un acto de filantropía en ocasiones comenzaba a las 16 o 17 horas y eran extensos. El sucesivo aplicación, a beneficio de la Gruta de Lourdes en Chocalán 95, es un buen reflexivo de ello. PRIMERA PARTE 1 Obertura para piano, por el señor José M. Valenzuela. 2 Preghiera, romanza para barítono, por el señor Exequiel Pinto Ovalle. 3 PoesíGanador, declamadas por el señor Domingo Oyarzún. 4 Mignon, romanza para soprano, por la señorita Julia Meyer. 5 Dúo, Cielo Stellato, por los señores Exequiel Pinto Ovalle y José M. Valenzuela. 6 Una sena D amore por la señorita Julia Meyer y el señor Exequiel Pinto Ovalle. 95 Widget extraído del boletín La Nación, del 23 de marzo de SEGUNDA PARTE 1 Dúo Yo vivo e tamo, por la señorita Julia Meyer y señor José M.

El Esmeralda invirtió para contar con características de teatro y mayor comodidad, acogiendo una concurrencia aproximada de 500 personas que entrarían en este sarcófago negro, para inmovilizar el cuerpo y detener el tiempo en la fascinación de aventuras, dramas y comedias que, por ese entonces, salían a borbotones desde Europa y Estados Unidos. Asistir al teatro sin embargo se había convertido en un rutina para la comunidad. Pasado el cinematógrafo como una sorpresa y novedad, y las proyecciones como simples panorámicas de la vida citadina o ejercicios militares, el espectador se veía ante un incesante flujo de cintas en una época donde Hollywood producía en cantidades industriales como nunca lo volvió a hacer entrar aqui 130. La Agencia del teatro entendió esta avidez de entretención y tuvo en cartelera filmes el mismo año de su producción, como El Circo, de Charles Chaplin, estrenada en Melipilla en 1928, en funciones los díCampeón jueves, viernes, sábado, domingo y lunes, en matiné, a las 16 horas; peculiar o vermouth, a las 18:30 horas; y noche, a las 21 horas. El impacto de estas películas fue importante, porque introdujeron varios aspectos novedosos para la comunidad: dotaron de ídolos a una lozanía que vio en los personajes cowboys de Buffalo Bill, en actores de sombrero y pistola como Tom Mix, Hoot 129 Este suspensión nivel de producción será cuestionado por Carlos Ossa al sugerir que dichas obras filmadas en pocas semanas y por realizadores de buena voluntad, a excepción de unas pocas, no eran más que sketches, de ciertos pasos de comedia, que no hacían alentar esperanza de una producción coherente y más o menos significativa. Al respecto: op. cit. Ossa, p En la época dorada del cinema mudo, solamente Estados Unidos llegó a producir 800 películas en un año

Los panoramas no eran muchos. Estaba el paseo a la estación de trenes, ir a pasear a Huilco y el teatro. Posteriormente yo hacía mucho la cimarra, tenía 12 primaveras y me iba con mis amigas al cinema, y como mi papá tenía un pase naranjo para entrar con una compañía, me empecé a ir con mis amigas. Veía mexicanas, lo que fuera, la cuestión es que no quería ir al colegio. Un día estoy sentada, tomándome un helado y cualquiera me habla y me dice que está rico el helado. Cuadro mi hermano chico, que incluso andaba cimarreando, ahí me extorsionó para compartir la maleable, aunque como el portero luego nos conocía, nos dejaba entrar igual. La anterior fue una de las anécdotas de esas jornadas donde se dio cuenta que su padre, en ocasión de irse a almorzar, prefería descansar durmiendo en el Teatro. Una vez me senté, miré para el flanco y estaba mi papá con su sombrero verde y la cobertor de castilla, durmiendo la siesta. Me paré rápidamente más asustada que ocho y me fui!, recuerda una de las hijas de la primera autoridad Circunscrito, quien rememora como uno de los castigos de su infancia la imposibilidad de ir al séptimo arte durante un mes. En 1969, la ciudad aguardaba la construcción de un pabellón polideportivo techado en el sector sur de la ciudad que sufriría el nombre del corregidor Alberto González, se abogaba por la restitución de la Biblioteca Municipal y la existencia de un museo. Por otro ala, la ciudad veía venir al mundo organizaciones socioculturales como el Ateneo El Llanura, el Congregación Ají, y igualmente atestiguaba el crecimiento de la JUM (Pubescencia Unida de Melipilla), el mismo Liceo de la ciudad, el Corro Melipilla Canta, el Rotary Club, el Centro Vivaz Cultural Puangue, el Club de

61 Los abriles cuarenta: artistas locales, estrellas globales Durante la plazo de 1940, el Teatro Serrano vería sobrevenir reales estrellas del cinematógrafo y la música por su tablado, como los mexicanos Pedro Vargas, la portorriqueña Mapy Cortés, los argentinos Leo Marini y Hugo del Carril, Por otra parte de figuras estelares del radioteatro Doméstico como Anita González, Luchita Botto, Arturo Moya Grau, Gustavo Campaña y Eduardo de Calixto. Y tal como se mencionó anteriormente, llegando incluso a encumbrar a la primera estrella melipillana de éxito nacional: Maruja Ravanal. El edificio del teatro se asentaría como fuente de entretenimiento informe que iba desde el box y los debutantes combates de catch Figura catch can, a una cartelera cinematográfica frenética que funcionaba a la equivalente de Santiago 163. Bancal un centro social, con la celebración de cuanto beneficio existiera entre sus paredes y, muy importante, Cuadro una ventana al arte nacional gracias a las visitas del Sección de Extensión y del Teatro Práctico, ambos de la Universidad de Ají, y otras importantes compañíTriunfador santiaguinas, más el aporte que brindaban los teatros móviles. Todo esto hacía que Melipilla tomara parte de un incremento artístico-cultural que surgía en las escuelas y en la sociedad civil, lo que se demuestra con el éxito del Conservatorio de Música melipillano y el Centro Artístico de la Escuela 11. Esta lapso marcaría todavía una clara irrupción de lo popular, presencia que chocaría y se mezclaría con las ansias aristocráticas de una élite en indagación de espacios menos inclusivos. Sería un período donde la herencia de Pedro Aguirre Cerda y su 163 No Bancal difícil tener una exuberante cartelera hollywoodense tomando en cuenta que en 1937 la depósito estadounidense producía más de 10 películas por semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *